Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®

2012/04/21

PRÓLOGO

Cuando "Soy alcohólico: historia de una enfermedad" cayó en mis manos pensé que el titulo era quizá demasiado explícito, pero para que vamos a engañarnos. Aún hoy, por desgracia, si hace falta enviar un mensaje en términos de salud a la población es precisamente lo que el titulo del libro indica: la gente enferma bebiendo y tratar esta patología de carácter crónico se vuelve necesario. Este libro trata de cumplir una misión fundamentalmente divulgativa y con creces que lo consigue. Las personas de nuestro entorno mas cercano entran en contacto con el alcohol por convención social, por factores culturales, por la presión de iguales y otra serie de motivos no analizados en el texto. Algunas de estas personas, sin pretenderlo ni muchísimo menos, acaban desarrollando alcoholismo y es en este punto donde se ven enfrentados a realizar una peculiar travesía: o sigues bebiendo o vives, y estos dos conceptos son incompatibles entre sí. Ignacio plasma esto de forma impecable en “Soy alcohólico”. Descubrirás entre sus páginas como un alcohólico no solo enferma biológica o físicamente sino sobre todo como enferma en las esferas psicológica, emocional e incluso espiritualmente. Como les decía, el océano que cualquiera de estas personas se ve obligado a atravesar bien merece una escritura como esta, más si cabe cuando el resultado final deja abiertas la infinidad de posibilidades a la que cualquier ser humano opta desde que nace, recorrer el camino con la mayor dignidad posible y sabiendo elegir con criterio y responsabilidad, no exento nunca de equivocaciones, desengaños, frustraciones, sufrimientos etc. pero nunca más agarrado a una botella, pase lo que pase.

Este es un libro que habla, a mi juicio, fundamentalmente de emociones. No podía ser de otra manera puesto que es en dicha estructura donde con más ahínco ejercen sus efecto cualquier tipo de adicciones, bien sea al alcohol o a las drogas o a  ambas. Esto último por otro lado me produce particular asombro, con qué insistencia la sociedad persevera en separarlas cuando son absolutamente lo mismo, pero este ya es otro tema.

Particularmente atractiva resulta su estructura y algunos interrogantes que invitan a un segundo libro, Ignacio me matará por esto, para que sepamos que fue de su personaje Alonso con el devenir de los años o incluso como es el proceso a través del cual un buen día Alonso, después de jurar miles de veces no seguir haciendo daño, decide emprender la travesía en busca de aquella orilla que supongo cualquiera de nosotros, o de ustedes, no hacemos sino buscar hasta el último de nuestros días pues el propio océano es, la vida misma.

Ricardo Giner es Director en IVATAD - Valencia Adicciones en la ciudad de Valencia.

Valencia 15-03-2012

2012/04/18

EEUU, POLITICA Y DROGAS

Hola, nos hemos despertado, a raíz de la cumbre de las Américas y del paso del presidente Barack Obama por la cita, con una noticia que pudiendo parecer novedosa no lo es: Estados Unidos pasa a considerar a los toxicómanos como enfermos y no como delincuentes. La frase por si misma va envuelta de sensacionalismo e invita a pensar en un nuevo plan estratégico en el complicado equilibrio que mantienen los países productores, América Latina, Centro y Sud América, y los países demandantes (EEUU y muchos de ellos en el viejo continente, España incluida). Pues bien, ahora nos dicen que además de empezar a tratar a las personas con patrones desadaptativos en el consumo de sustancias como enfermos al mismo tiempo hay que empezar a diseñar estrategias de Prevención efectivas que rompan el ciclo: "uso ➿ crimen ➿ cárcel " ya que el consumo de drogas genera un problema de seguridad nacional de primer orden . Así pues en primer lugar costes económicos, en segundo orden la seguridad social y comunitaria y en último término (si nos da tiempo) el estado de salud del "delincuente", ah no! perdón, del enfermo! De la legalización la respuesta es rotunda: en contra.

El zar antidrogas Gil Kerlikowske critica las políticas obsoletas, como el encarcelamiento masivo de los delincuentes relacionados con drogas no violentos.

Como he dicho en alguna de mis anteriores entradas en materia de drogodependencias se avanza, pero muy lentamente, al igual que lo hacemos en otros muchos menesteres, no hay más que dar un vistazo por las portadas de los principales medios informativos que nos recuerdan constantemente que hemos evolucionado poco, pero que muy poco. Gracias!



2012/04/13

MI GRANITO DE ARENA

Me gustaría compartir con vosotros este momento tan especial que supone el que hayan aceptado mi texto como introductorio a la segunda edición del libro "Soy Alcohólico: historia de una enfermedad" de Ignacio Martín Vega. La dicha es mutua Ignacio y desde aquí te lanzo mi más humilde enhorabuena por el libro en sí, por la gran acogida que está teniendo y por supuesto por haberme elegido como "maestro de ceremonias" para inaugurar la segunda edición de este maravilloso libro. De forma más concreta solo puedo decirte a ti "Gracias Ignacio" y a tus nuevos lectores "vais a disfrutar mucho con este libro".


"Ha costado, pero la primera edición ya se ha agotado. No sé si quedará algún ejemplar pululando en alguna tienda de la primera edición, pero puedo afirmar con satisfacción, que ya es un hecho. Lo que hace un año parecía una utopía, hoy es una flagrante realidad. Quiero agradecer a todo el mundo: Mujeres y hombres que han comprado mi novela y me han hecho llegar su sincera opinión. No soy capaz de mostrar el agradecimiento y el respeto que siento por todos/as vosotros/as, pero creerme si os digo que es mucho.

Quiero agradecer expresamente a Ricardo Giner, quien hizo el artículo de la Revista Española de Drogodependencias y el nuevo prólogo del libro. Sé que de bien nacidos es ser agradecidos. Gracias Querido Ricardo y que sepas que si Dios quiere y me da vida, podremos ver qué le sucede en su nuevo devenir a Alonso. Primero hay otros dos proyectos que tienen ocupado mi tiempo, pero creo que hay que dar respuesta a ciertas preguntas: ¿Cómo se las apaña alguien en abstinencia después de conseguida el alta terapéutica? ¿Cómo será ahora su rutina? ¿Qué ha de hacer alguien para normalizar su vida? Hay cantidad de preguntas y de respuestas que, querido Ricardo, cojo el guante que me has lanzado y prometo que, y después de terminar mis otros dos proyectos, acometer la realidad de Alonso, ya desde la experiencia y desde la ocultación normal de las neuropatologías que se diluyen dando paso a un cerebro distinto y más sano.
Quiero también, agradecer a “GRUTEAR”, (mi asociación) por estar ahí cada vez que les he pedido algo para el libro. Seguiremos trabajando para dar la mayor cobertura posible al enfermo y al familiar.

Deciros que seguiré trabajando con firmeza para vender más ejemplares.Gracias.

Ignacio Ramón Martín Vega." a través de Facebook el jueves, 29 de marzo de 2012 a la(s) 19:56

2012/03/29

ESCLAVO POR DEUDA

Que tal? Llevo tiempo dando vueltas a una idea , en parte debido a mi trabajo y en parte debido a la cotidianidad de mi vida. Mi vida no es nada extraordinaria, lo reconozco, supongo que como la de casi todos. La idea de la que os hablo es si verdaderamente todos somos adictos o no. 

ADICCIONES VALENCIA SINDROME DE ABSTINENCIA
ADICCIONES VALENCIA SINDROME DE ABSTINENCIA


Responder a esta pregunta requiere evidentemente definir el concepto de adicción para más adelante (quizás en una próxima entrada) plantear en qué medida todos acabamos traspasando la frontera invisible que existe entre el uso, el abuso y la dependencia, ya no respecto de las sustancias psicoactivas que es la cara más conocida de todo esto sino en la práctica de ciertas conductas rutinarias que todos llevamos a cabo a diario. La frontera NO ES TAN LINEAL COMO PARECE PERO SÍ ES TAN INVISIBLE COMO SUENA, PORQUE DEJARME QUE OS DIGA QUE LA FRONTERA ES INVISIBLE PARA TODOS. Y HE DICHO TODOS.


Me vais a permitir de esta forma que deje constancia del origen etimológico que tiene esta palabra pues siempre ha llamado mi atención aquello de "esclavo por deuda":

La palabra "adicción" que ha dado el adjetivo adictivo, designa en el lenguaje especializado una conducta de dependencia a una sustancia o a una práctica de la cual el sujeto se convierte en esclavo, con todos los riesgos que esa sujeción acarrea en su vida personal, familiar y social. El término en sí es un préstamo del inglés "to addict", "depender (de una droga)", aunque primero fue una palabra francesa hoy en desuso, que figura todavía en la edición de 1864 del Bescherelle; la adicción, término jurídi­co y del derecho romano, designa allí es­pecialmente el "arresto subsidiario" ejer­cido sobre un sujeto debido a una deuda que no puede pagar. El sustantivo latino addictus, del cual deriva, significa además "deudor", después de haber tenido el significado fuerte de "esclavo por deuda". El uso metafórico que se hace de la palabra al aplicarla a una dependencia patológica restituye -mucho mejor que la noción restrictiva de toxicomanía las principales implicaciones de esa sujeción en términos de privación de libertad, de ligadura excluyente, de asignación del cuerpo al lugar de objeto incautado y de insolvencia de una deuda ya sea afectiva y expresada bajo la forma de una carencia primaria insondable, o material y ligada a la búsqueda incesante de lo que podrá colmar esa carencia. Todos estos aspectos, a los cuales se agrega la vergüenza y la culpa de “no poder prescindir de esto o aquello", se encuentran en distintos grados en las conductas adictivas.

De esta forma podemos empezar a entender que tal vez, y digo tal vez, todos seamos esclavos de aquellas acciones, mecanismos o comportamientos que en un principio nos hicieron sentir bien pero que a base de repetir una y otra vez han acabado conviertiendose en necesarios pues de lo contrario su ausencia nos hacen sentir mal: ¿Donde está el equilibrio? ¿Que es lo normal?  ¿Me puedo permitir llevar a cabo dichas conductas a sabiendas de que en último término no son "higiénicas" social, económica, psicológica o biológicamente? ¿es la vida una huida hacia delante de manera constante? ¿Qué papel juega el miedo en todo esto? Y la deuda ¿A cuanto asciende? ¿Con quien se contrae? ¿Se puede saldar sin intereses? Muchas preguntas y pocas respuestas. Como escuché un día a un eminente Doctor especialista en materia de adicciones "si el ser humano viviese 300 años de media, tal y como esta sociedad hace uso del alcohol todos acabaríamos siendo alcohólicos"

Un saludo!



IVATAD VALENCIA ADICCIONES

2012/03/13

TENGO ALGO PARA TI

Tengo algo para ti. No. Venga, hombre. No. Prueba un poco. No. te gustará. No. Vamos, tío. No.





POR VALENCIA ADICCIONES.DROGODEPENDENCIAS.CONDUCTAS ADICTIVAS