Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: benzodiacepinas
Mostrando entradas con la etiqueta benzodiacepinas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta benzodiacepinas. Mostrar todas las entradas

2018/07/06

MUJERES ADICCIONES E INVISIBILIDAD

Adictas invisibles. Benzodiacepinas, alcohol y juego


En nuestro país, cada día, personas con problemas con sustancias, piden ayuda a centros de tratamiento de drogodependencias. Los profesionales de la salud tienen claro que es una problemática que hay que erradicar pero que cada vez se acentúa más. Muchas de estas personas son varones, de una edad comprendida entre los 30 y los 50 años, con trabajo y familia. Pero ¿Qué pasa con las mujeres a este respecto en nuestro país? ¿La adicción es algo solo de hombres?

La respuesta a esta pregunta es que LAS MUJERES TAMBIÉN SUFREN ADICCIONES a cualquier tipo de sustancias: alcohol, cocaína, heroína, cannabis, benzodiacepinas, etc. O incluso una adicción comportamental como son el juego (LUDOPATÍA), al móvil, a las compras, al sexo etc. Sin embargo, ellas acuden menos a los centros de tratamiento para recibir información o una intervención que les ayude a dejar las drogas u otras conductas adictivas.


mujeres adicciones invisibilidad
mujeres adicciones invisibilidad


El perfil de la mujer adicta


El perfil de mujer que presenta una adicción en España es el de una mujer de entre los 35 y los 50 años, con trabajo y familia, normalmente consumidora de alcohol, aunque se puede dar otras sustancias como la cocaína o las benzodiacepinas. Esta invisibilidad que tienen las mujeres es debido al estigma que hay alrededor de la adicción y como la población ve a este grupo de personas que lo padecen. Esta visión tan negativa de lo que es la adicción, se intensifica cuando se trata de mujeres. Debido a esto, muchas féminas tardan mucho más tiempo que los varones en pedir ayuda o pedir tratamiento para combatir la adicción.


A parte de esto, muchas mujeres que sufren una adicción han sufrido violencia machista en algún momento de su vida. Esto intensifica y agrava la problemática debido a que los profesionales tienen como objetivo tratar la adicción y tratar las secuelas o las consecuencias de haber sufrido violencia de género en cualquiera de sus variantes.


como dejar las benzodiacepinas.Adicciones y dejar la cocaína. Ayuda para dejar el alcohol.Un centro de desintoxicación en valencia. Solucionar el alcoholismo en IVATAD PSICOLOGÍA.Ayuda para dejar las pastillas o las drogas.


Carrer de Pizarro 12, 3, 46004 València
.

2017/12/23

¿La droga está en la cesta de la compra?

Las drogas legales: benzodiacepinas

En el último programa de Encuestas sobre Alcohol y Drogas de España (EDADES 2015-2016), que comprende edades desde los 15 hasta los 64 años, se muestra que el consumo de hipnosedantes y benzodiacepinas tiene una tendencia ascendente desde 2009. Estas sustancias se empiezan a consumir en la edad adulta, siendo las mujeres quienes más las consumen (una de cada cuatro). Pero, ¿tenemos que suponer que por que nos prescribe un facultativo médico estas sustancias no son peligrosas? Lo más habitual es pensar que como nos lo receta "el doctor" no son perjudiaciales.


drogas valencia prescripción médica adicciones
Drogas de prescripción


A diario se utilizan este tipo de sustancias, con receta y sin ella, con una prevalencia del 6,8 % (hipnosedantes), 5,9 % (tranquilizantes) y 3,1 % (somníferos). Esto esta suponiendo un problema de salud en nuestra sociedad ya que no se percibe que si vienen recomendadas por un profesional vayan a suponer  un problema de adicción, pudiendo provocar un consumo nada responsable. Además, esta empezando a ser un problema añadido para los jóvenes ya que muchos de ellos toman estas sustancias cuando están "de fiesta" para contrarrestar los efectos del alcohol, tan asociado este a la gestión del ocio y tiempo libre.

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (O.E.D.T), España se encuentra en los primeros puestos entre todos los países de Europa donde mas consumo de sustancias hay ¿Que está pasando con el consumo de drogas en España? ¿La sociedad normaliza tanto el consumo de sustancias que parece que las incluya en la lista de la compra? ¿Que está pasando con el consumo de hipnosedantes en nuestro país? ¿Por qué muchos médicos los recetan sabiendo que pueden generar una adicción? 

Es labor de todos informar y concienciar sobre lo que se está tomando, aunque quien te lo ofrezca sea un profesional de la salud. Es labor de todos conocer que es lo que puede generar el consumo de drogas y eliminar esa normalización de su consumo. Y, por último, es labor de todos trabajar para que exista una sensibilidad hacia las personas que sufren la enfermedad de adicción.


IVATAD VALENCIA ADICCIONES (23 dic 2017)

o△c





DEJAR LAS BENZODIACEPINAS. DEJAR LAS PASTILLAS. IVATAD VALENCIA ADICCIONES PSICOLOGÍA. DEJAR LA COCAINA. TRATAMIENTO ALCOHOLISMO EN VALENCIA. CENTRO DESINTOXICACIÓN VALENCIA. DEJAR EL ALCOHOL. DEJAR LAS DROGAS AYUDA VALENCIA. DEJAR EL CANNABIS. PSICÓLOGO ESPECIALISTA EN ADICCIONES VALENCIA. PSIQUIATRA ESPECIALISTA EN ADICCIONES 



2011/06/24

TOXICIDAD, BZP Y FALSOS EXTASIS


Benzodiacepinas y falsos extasis


En este artículo, el Dr. Mike Cole de la Universidad de Cambridge, alerta de la elevada peligrosidad que supone el consumo de drogas recreativas que, suministradas como éxtasis, contienen otras sustancias de curso legal pero diseñadas en un principio con otra finalidad (veterinaria, médica etc) como es el caso de la benzilpiperacina, antihelmintico diseñado en 1950, pero que ofrece efectos similares a los derivados anfetaminicos, con propiedades euforicas y estimulantes. El doctor Cole propone diseñar leyes que regulen la distribución uso y consumo de dichos compuestos.


Falsos extasis



Europe's underground chemists have been busy. According to a report last month from the European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction in Lisbon, the alarming rise in the appearance and abuse of drugs continues. In 2008, some 13 new substances were reported. In 2009, this figure rose to 24, and in 2010, the highest ever number of new drugs was reported, a total of 41 new substances. Most were cathinones — related to amphetamines — or synthetic cannabinoids. All must have been made by skilled chemists as a deliberate challenge to drug-control laws.

Should we try to keep ahead of those who make and use these materials? Is the effort and expense required for chemists such as myself to develop tests for new drugs, and to work with legal professionals to increase the number of banned substances, really worth it? The simple answer is yes. I have seen the effects that these chemicals can have on those who take them. In addition to damaging medical conditions, these drugs can induce dangerous or violent changes in mood and behaviour. I believe that society has a duty to intervene.


       fake mdma simpson


Prosecuting a drug case requires a compound to be identified and shown to be illegal — not always an easy task. Some laws control drugs by name and chemical class, thereby outlawing a broad family of related chemicals. Others ban only specific isomers, opening the door to 'designer' drugs manufactured to mimic the effects but not the structure of an illegal compound. The Internet has facilitated international trade in these materials.

One such new drug is benzylpiperazine, or BZP. Developed by the Wellcome Research Laboratories in Beckenham, UK, in 1944 as an anthelmintic drug to combat parasitic worms in livestock, it was subsequently investigated as a potential antidepressant. It entered the party scene a decade or so ago as a legal alternative to ecstasy (MDMA), producing similar effects but not illegal at that time. Today, ecstasy tablets bought on the streets of London or San Francisco are as likely to contain BZP as MDMA.

BZP exemplifies the problems that new drugs and 'legal highs' pose for law-makers. Widespread use led to the compound being banned in the United States and much of Europe, yet it remains legal in other places, such as Canada.

Work in my laboratory has shown that BZP is not, as many users believe, safe. We treated immortalized cell lines from the liver and kidney — the excretory organs that clear drugs from the body — and fibroblasts, cells involved in wound-healing, with BZP, its precursor chemicals and its reaction by-products. We tested both the compounds and the impurities created in their manufacture in isolation, as mixtures and as drug blends synthesized to mimic street samples. The concentrations used represented those recorded in the body during drug use




Falsos extasis benzodiacepinas





All these chemicals were hugely toxic to both liver and kidney cell lines. The major impurity in BZP, dibenzylpiperazine, is especially toxic to the kidneys. One of the starting materials, piperazine hexahydrate, some of which can make it into the final product, is extremely toxic to the liver. These results start to explain the symptoms of renal and hepatic failure observed in people who use BZP.

Toxicity depends on the composition and concentration of the mixtures, and the effects are hard to predict. Other side effects include insomnia, anxiety attacks, nausea, vomiting and serious palpitations that frequently go unreported. These effects become worse when the drugs are mixed with alcohol. In short, the effect on individuals is potentially significant, long-lasting and even fatal.

Control of such drugs brings its own problems. Synthesis of a compound is driven underground. BZP is easily manufactured from piperazine hexahydrate and benzyl chloride, but the level of impurities depends on the precise quantities of starting materials, the reaction conditions and the procedures used to extract the drug from the reaction mixture. This presents a paradox common in drug control: the safest option is for people not to ingest the chemicals, which is the aim of making them illegal. But making them illegal can make them more dangerous.

In response to this conundrum, people on both sides of the debate over whether to criminalize drugs often cite the economic benefit of their approach, but this argument is a red herring. Both sides have costs. Outpatient treatment after the ingestion of BZP costs hundreds of pounds per patient per visit. In-patient care, including treatment in an intensive-care unit, costs thousands of pounds a day. Society has a right to frown on and to seek to outlaw such costly behaviour. Yet the science behind a strategy of drug prohibition — quality-control methods in an analytical lab and access to forensic services — is expensive too.

So, returning to the original question: should we continue to outlaw recreational drugs, and compounds such as BZP in particular? The evidence is mounting that even pure drugs are toxic and do harm, both in the short and in the longer term. When public health and safety is at risk then surely it is socially responsible to ban these substances, and to provide a legislative and forensic-science system that supports such bans.


Ivatad Valencia Adicciones



2011/06/09

MAS ANTIDEPRESIVOS MENOS BENZODIACEPINAS

Antidepresivos y Benzodiacepinas en aumento

Entre 2005 y 2010 la prescripción de medicamentos antidepresivos aumentó en un 30,5% en Baleares, mientras que el uso de las benzodiacepinas, durante el mismo periodo, creció un 12,9%, según se pone de manifiesto en un estudio presentado en el 31 Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC), que se celebra estos días.




ANTIDEPRESIVOS BENZODIACEPINAS VALENCIA
ANTIDEPRESIVOS BENZODIACEPINAS VALENCIA


Esta investigación se ha llevado a cabo con el objetivo de determinar cuál ha sido la evolución del consumo de antidepresivos y benzodiacepinas, identificar qué principios activos son los más prescritos y conocer el coste global y por dosis diaria de estos fármacos. De hecho, según ha puesto de manifiesto una de las autoras del estudio, la doctora Caterina Vicens, médico de familia del Centro de Salud Son Serra y La Vileta, se ha constatado una tendencia al alza muy significativa en el uso de estos tratamientos.

Crece más el uso de antidepresivos. Disminuye el uso de benzodiacepinas


“El aumento todavía es más destacable en el caso de los antidepresivos, hasta el punto de que es probable que en un futuro muy próximo su prescripción supere a la de las benzodiacepinas”, afirma. El consumo creciente de antidepresivos, sin embargo, no es nuevo, ya que desde la aparición de la familia de los inhibidores selectivos de la receptación de serotonina (ISRS) a finales de los años 90, el incremento ha sido, según afirma la doctora Vicens, “espectacular y más bien constante”.


Las causas habría que buscarlas en la aparición de los nuevos antidepresivos” con menos efectos adversos”. Ahora bien, otra cosa diferente es dilucidar si está o no justificado su uso, algo para lo que la doctora Vicens no tiene respuesta, dado que “es muy difícil saberlo”. En cualquier caso, los datos del estudio revelan que el antidepresivo cuyo consumo ha aumentado más ha sido el escitalopram (143%), hasta el punto de convertirse en el más prescrito.


Paralelamente, y según Caterina Vicens, el consumo de benzodiacepinas “ha sido en las últimas décadas excesivo, pero no tanto en sus indicaciones como en su uso prolongado en el tiempo con los riesgos que ello conlleva”. “En general su utilización es adecuada a corto plazo. Pocas veces está justificada su utilización de forma más constante, como ha pasado en los últimos años”, afirma.

Abusar de las benzodiacepinas

Y es que, “es más fácil que se caiga en el abuso con las benzodiacepinas al contar con una buena eficacia ansiolítica e hipnótica. Cuando se consumen de forma prolongada pueden crear dependencia y síntomas de abstinencia al retirarlas por ello se recomienda siempre su uso a corto plazo (4-8 semanas) y su retirada gradual”, reitera.


De hecho, tal y como asegura la doctora Vicens, en otros países “el consumo de benzodiacepinas es inferior ya al de antidepresivos”, por lo que todo indica “un cambio de tendencia en los próximos años. 

2011/05/29

ADICTAS A LOS ANSIOLITICOS

Mujeras adictas a las pastillas


Las cifras no dejan lugar a dudas, el año pasado se expendieron en España 62 millones de envases de tranquilizantes, casi 2 millones más que el año anterior (según datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos) y desde la F.A.D se alerta de que está tendencia se mantendrá al alza: la coyuntura económica se traducirá en una reducción del consumo de drogas asociado al ocio, debido a su alto costo, mientras se dispara la ingesta de Alcohol y Psicofármacos, utilizados tradicionalmente para evadirse de los problemas y de las situaciones de estrés. Se estima que unas 600.000 personas están "enganchadas", de las que al menos 400.000 son mujeres.


dejar las benzodiacepinas




Depender de las benzos


Ella abre su pastillero para contar cuantas píldoras ingiere al día. En estos momentos  seis pero ha llegado a las diez. Desde hace cinco años su bienestar depende de esas pastillas de colores, consciente de que sin esa red no podría acudir al circo de su vida. "Soy adicta, lo se, y lo que más quiero es poder abandonar esta dependencia, quiero encontrarme bien sin ayuda de la química". Cualquiera que la observe verá por la calle a una chica de 29 años guapa, inteligente, con una amplia sonrisa y un buen trabajo como publicista, en definitiva lo que muchos vienen a llamar "una triunfadora". Nada delata que dependa de una droga, aunque sea legal, para salir cada día de su casa. 

Esa falta de alarma social convierte a las benzodiacepinas (Valium, Lexatin, Orfidal...) en sustancias con muy buena prensa entre sus usuarios. Las famosas pastillas se recetan para calmar estados de ansiedad, angustia y/o para paliar e insomnio pero que a su vez cuentan con dos efectos peligrosos: un alto poder de Adicción por un lado y una  enorme facilidad para desarrollar Tolerancia en quien las consume por otro. Pero lo más peligroso, si cabe, es la imagen que desprenden de gran "inocuidad", es decir, que se pueden tomar tranquilamente cuando se presenta cualquier tipo de situación angustiosa, ya sea una noche en vela, una ruptura amorosa o un examen ... nada más lejos de la realidad. 

"Ella ha rogado encarecidamente a sus médicos que la derive a programas de ayuda psicológica para conseguir encontrarse mejor sin la ayuda de fármacos. Y la respuesta casi siempre se repita: buscarán otra combinación que la haga sentir mejor, de ayuda psicológica nada de nada. Sueña con el día en que guarde para siempre el pastillero en el armario, es optimista y asegura que: "igual que se curan las enfermedades del cuerpo, puede sanarse la mente"

Por Valencia Adicciones, Drogodependencias y otras Conductas Adictivas