Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: ADICCIÓN, YOGA Y ESTRÉS (II)

31 marzo 2019

ADICCIÓN, YOGA Y ESTRÉS (II)

La carga de morbilidad atribuible al consumo de alcohol y drogas equivale a más del 5% de la carga total de las enfermedades en todo el mundo (41). Alrededor de 27 millones de personas en todo el mundo padecen graves problemas de drogas, con una prevalencia de alrededor del 2% en los Estados Unidos (42). 

Con 100 millones de muertes en el siglo pasado, y a pesar de los intensos esfuerzos en las últimas dos décadas para controlar el consumo de tabaco, 1.200 millones de personas continúan fumando. Las tasas de recaídas a los 12 meses después de intentos de dejar de consumir alcohol o tabaco suele ser del 80-95%; por tanto, prevenir las recaídas o minimizar su extensión es un requisito previo para cualquier intento de facilitar cambios exitosos a largo plazo en el comportamiento adictivo (2)(3)(42).

El estrés es la experiencia subjetiva de estados emocionales negativos junto con la activación fisiológica que a menudo produce sensaciones físicas incómodas, que incluyen tensión muscular, frecuencia cardíaca y presión arterial elevadas y malestar gastrointestinal (43)(44). En el contexto del tabaquismo, por ejemplo, síntomas como se ha demostrado que es el estrés percibido, el afecto negativo y los síntomas físicos de abstinencia, aumentan el riesgo de recaída del individuo (45). La recaída generalmente ocurre dentro de la primera semana después de dejar de fumar y va precedida de un aumento en los síntomas de abstinencia, incluyendo ansia de cigarrillos, angustia y reducciones en el afecto positivo (46). También se sabe que el estrés precipita la recaída del alcohol, a través de una constelación de mecanismos cognitivos, emocionales, fisiológicos y conductuales interrelacionados (47). Algunos de estos mecanismos incluyen un sesgo atencional hacia las señales relacionadas con el alcohol, supresión del pensamiento, poca capacidad de regulación de las emociones, y la reactividad emocional que conduce al comportamiento habitual de búsqueda de drogas (47).






Los enfoques conductuales convencionales para la prevención de recaídas tienen como objetivo abordar numerosos factores determinantes (7) que incluyen:
  1. síntomas físicos de abstinencia
  2. procesos cognitivos como ansiedad, autoeficacia, expectativa de resultados y motivación
  3. conductas de afrontamiento incluyendo adaptación y estilos de afrontamiento desadaptativos
  4. estados emocionales que incluyen cómo autorregular el afecto positivo y negativo
  5. dinámicas interpersonales incluida la presión de grupo y el conflicto de relación
  6. factores situacionales o contextuales que provocan deseo por la sustancia
Como ha sido revisado por otros investigadores, los enfoques meditativos se están desarrollando actualmente como terapias complementarias para mejorar el resultado del tratamiento convencional, dirigiéndose directamente a los procesos mentales y conductuales automáticos y sin sentido como el deseo, a través del cultivo de una mayor atención plena (8)(35)(48). 

Hablaremos hoy de uno de ellos, la Prevención de recaídas de alcohol y drogas basadas en Mindfulness (MBRP). Existen otras técnicas como el Entrenamiento en Mindfulness para dejar de fumar y el "Mindfulness Oriented Recovery Enhancement" (MORE) (mejora de la recuperación orientada en la atención plena) y que describiremos en entradas posteriores en este blog.


Prevención de recaídas para el abuso de alcohol y sustancias ilícitas basadas en Mindfulness



"Mindfulness Based Relapse Prevention" (MBRP) es una intervención psicoeducativa grupal de 8 semanas de duración que combina estrategias tradicionales cognitivo-conductuales de prevención de recaídas con un entrenamiento en meditación y movimiento consciente. El objetivo principal de MBRP es ayudar a los pacientes a tolerar adecuadamente los estados incómodos resultantes de la abstinencia, como el anhelo, y ayuda a experimentar emociones difíciles, como el enojo o el miedo, sin reaccionar automáticamente (48).

El MBRP que se administra después de la estabilización intensiva del uso de sustancias está formado por el programa estándar de 8 semanas, Programa de Reducción del Estrés Basado en Mindfulness (MBSR), desarrollado originalmente por Kabat-Zinn (27). 

El programa MBSR original fue diseñado para ayudar a pacientes con dolor crónico y otras alteraciones crónicas de salud a enfrentar el estrés, el dolor y la enfermedad con mayor conciencia, habilidad y compasión (18). Mientras que el programa MBSR original incluye 6 semanas de Hatha yoga, el programa MBRP enseña "movimiento consciente" solo una vez, en la quinta sesión (Sarah Bowen, comunicación personal, 26 de noviembre de 2012). En el modelo MBRP el movimiento consciente incluye estiramiento ligero y otros movimientos básicos y suaves. Cada movimiento está guiado con seguridad física y respeto por el cuerpo en primera línea, y los pacientes son instruidos para permanecer con el movimiento mientras ocurre, observando las sensaciones físicas de movimiento y estiramiento, al tiempo que notan esfuerzos, pensamientos y juicios sobre el cuerpo. En MBRP, las asanas formales no se enseñan porque los instructores generalmente no están entrenados en yoga, los pacientes que se recuperan de la adicción a menudo tienen limitaciones físicas que impiden realizar asanas tradicionales, y el yoga formal puede verse como inaccesible. 

Un ensayo de eficacia publicado recientemente con 168 adultos con trastornos por consumo de sustancias halló que MBRP, en comparación con un grupo control del tratamiento habitual, dio como resultado tasas significativamente más bajas de uso de sustancias a los 2 meses de seguimiento (49). Además el ensayo encontró que la disminución del uso de sustancias después de MBRP podría explicarse por una menor asociación entre los síntomas depresivos y el craving o deseo del consumo de la sustancia. 

Estos hallazgos proporcionaron apoyo empírico para el entrenamiento en meditación mindfulness y el movimiento consciente en la identificación de los mecanismos de riesgo cognitivo-afectivo conocidos que subyacen en los procesos de recaída. Debido a que otras investigaciones han establecido que las áreas del cerebro implicadas en la fisiopatología de la adicción como la corteza prefrontal y la amígdala pueden verse influenciadas por el entrenamiento mindfulness, es plausible que la meditación y el movimiento consciente o el yoga complementen la atención terapeutica convencional al mitigar la cadena condicionada de procesos cognitivos, emocionales y fisiológicos conocidos para poder prevenir recaídas de las conductas adictivas (48). En la medida en que una mayor atención plena media en la reduccción del deseo después del MBRP (50), es importante notar que la meditación en el hogar entre sesiones, junto con una fuerte alianza terapéutica entre los participantes y los instructores grupales son predictores importantes de los aumentos iniciales en la atención plena después del programa MBRP de 8 semanas (51).


Fuente: A Narrative Review of Yoga and Mindfulness as Complementary Therapies for Addiction. Complementary Therapies in Medicine. Volume 21, Issue 3, June 2013, Pages 244-252. Surbhi Khanna, MBBS 1, Jeffrey M. Greeson, PhD 2.

1 Kasturba Medical College, Manipal University, Manipal, Karnataka, India.

2 Duke Integrative Medicine, Duke University Medical Center, Durham, NC, USA.

1. World Health Organization (WHO), Global Health Observatory (GHO). [8/31/2012] Available at: http://www.who.int/gho/substance_abuse/en/index.html
2. Brandon TH, Vidrine JI, Litvin EB. Relapse and relapse prevention. Annu Rev Clin Psychol. 2007; 3:257–284. [PubMed: 17716056]
3. Miller WR, Westerberg VS, Harris RJ, Tonigan JS. What prevents relapse? Prospective testing of antecedent models. Addiction. 1996; 91(Suppl): S155–172. [PubMed: 8997790]
4. Dakwar E, Levin FR. The emerging role of meditation in addressing psychiatric illness, with a focus on substance use disorders. Harv Rev Psychiatry. 2009; 17(4):254–267. [PubMed: 19637074]
5. Fortney L, Taylor M. Meditation in medical practice: A review of the evidence and practice. Prim Care Clin Office Pract. 2010; 37(1):81–90.
6. Marcus MT, Zgierska A. Mindfulness-Based Therapies for Substance Use Disorders: Part 1. Subst Abus. 2009; 30(4):263. Editorial. [PubMed: 19904663]
7. Witkiewitz K, Marlatt GA. Relapse Prevention for Alcohol and Drug Problems: That Was Zen, This Is Tao. American Psychologist. 2004; 59(4):224–235. [PubMed: 15149263]
8. Witkiewitz K, Marlatt GA, Walker D. Mindfulness-Based Relapse Prevention for alcohol and substance use disorders. Journal of Cognitive Psychotherapy. 2005; 19(3):211–228.
9. Zgierska A, Rabago D, Chawla N, Kushner K, Koehler R, Marlatt GA. Mindfulness meditation for substance use disorders: A systematic review. Subst Abus. 2009; 30(4):266–294. [PubMed: 19904664]
10. Bonura KB. The psychological benefits of yoga practice for older adults: evidence and guidelines. Int J Yoga Therap. 2011; (21):129–42.
11. Woodyard C. Exploring the therapeutic effects of yoga and its ability to increase quality of life. Int J Yoga. 2011; 4(2):49–54. [PubMed: 22022122]
12. Ospina MB, Bond K, Karkhaneh M, et al. Meditation practices for health: The state of the research. Evid Rep Technol Assess. 2007; (155):1–263.
13. Collins C. Yoga: intuition, preventive medicine, and treatment. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 1998; 27(5):563–8.
14. Li AW, Goldsmith CW. The effects of yoga on anxiety and stress. Altern Med Rev. 2012; 17:21–35. [PubMed: 22502620]
15. Iyenger, BKS. Light on Yoga: Yoga Dipika. New York, NY: Schocken Books, Inc.; 2001.
16. Arora S, Bhattacharjee J. Modulation of immune responses in stress by Yoga. Int J Yoga. 2008; 1(2):45–55. [PubMed: 21829284]
17. Brisbon NM, Lowery GA. Mindfulness and levels of stress: A comparison of beginner and advanced Hatha yoga practitioners. J Relig Health. 2011; 50(4):931–41. [PubMed: 19949871]
18. Kabat-Zinn J. Mindfulness-based interventions in context: Past, present and future. Clin Psychol Sci Prac. 2003; 10(2):144–156.
19. Vivekananda, S. Raja Yoga. Calcutta, India: Advaita Ashram; 1947. p. 232
20. Bhargava R, Gogate MG, Mascarenhas JF. Autonomic responses to breath holding and its variations following pranayama. Indian J Physiol Pharmacol. 1988; 42:257–64. [PubMed: 3215678]
21. Telles S, Nagarathna R, Nagendra HR. Breathing through a particular nostril can alter metabolism and autonomic activities. Indian J Physiol Pharmacol. 1994; 38:133–7. [PubMed: 8063359]
22. Mohan, Saravanane C, Surange SG, Thombre DP, Chakrabarthy AS. Effect of yoga type breathing on heart rate and cardiac axis of normal subjects. Indian J Physiol Pharmacol. 1986; 30:334–40. [PubMed: 3570435]
23. Smith JA, Greer T, Sheets T, Watson S. Is there more to exercise than Yoga? Alternative Therapies. 2011; 17(3):22–29.
24. Lutz A, Slagter HA, Dunne JD, Davidson RJ. Attention regulation and monitoring in meditation. Trends Cogn Sci. 2008; 12(4):163–169. [PubMed: 18329323]
25. Deshmukh VD. Neuroscience of meditation. The Scientific World Journal. 2006; 6:275–289.
26. Narasimhan L, Nagarathna R, Nagendra H. Effect of integrated yogic practices on positive and negative emotions in healthy adults. International Journal of Yoga. 2011; 4(1):13–9. [PubMed: 21654970]
27. Kabat-Zinn J. An outpatient program in behavioral medicine for chronic pain patients based on the practice of mindfulness meditation: theoretical considerations and preliminary results. Gen Hosp Psychiatry. 1982; 4(1):33–47. [PubMed: 7042457]
28. Carlson LE, Speca M, Faris P, Patel KD. One year pre-post intervention follow-up of psychological, immune, endocrine and blood pressure outcomes of mindfulness-based stress reduction (MBSR) in breast and prostate cancer outpatients. Brain Behav Immun. 2007; 21(8): 1038–49. [PubMed: 17521871]
29. Segal ZV, Bieling P, Young T, et al. Antidepressant monotherapy vs sequential pharmacotherapy and mindfulness-based cognitive therapy, or placebo, for relapse prophylaxis in recurrent depression. Arch Gen Psychiatry. 2010; 67(12):1256–64. [PubMed: 21135325]
30. Teasdale JD, Segal ZV, Williams JMG. How does cognitive therapy prevent depressive relapse and why should attentional control (mindfulness) training help? Behav Res Ther. 1995; 33:25–39. [PubMed: 7872934]
31. Deshmukh, VD. Presence: The Key to Mental Excellence. Jacksonville, FL: Sunanda V Deshmukh; 1999.
32. Sheline YI, Barch DM, Price JL, et al. The default mode network and self-referential processes in depression. Proc Natl Acad Sci U S A. 2009; 106(6):1942–7. [PubMed: 19171889]
33. Farb NAS, Segal ZV, Anderson AK. Towards a neuroimaging biomarker of depression vulnerability. Translational Neurosci. 2011; 2(4):281–292.
34. Farb NA, Segal ZV, Anderson AK. The mindful brain and emotion regulation in mood disorders. Can J Psychiatry. 2012; 57(2):70–7. [PubMed: 22340146]















dejar la marihuana valencia, dejar el cannabis valencia, adicciones, dejar la cocaína, dejar el alcohol, centro desintoxicación, alcohol, alcoholismo, IVATAD, PSICOLOGÍA ADICCIONES, TRATAMIENTO ALCOHOLISMO VALENCIA, valencia adicciones, dejar las drogas, dejar los porros valencia





Carrer de Pizarro, 1246004 ValènciaValencia
VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 20:23