Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: ADICTAS A LOS ANSIOLITICOS

2011/05/29

ADICTAS A LOS ANSIOLITICOS

Mujeras adictas a las pastillas


Las cifras no dejan lugar a dudas, el año pasado se dispensaron en España 62 millones de envases de tranquilizantes, casi 2 millones más que el año anterior (según datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos). Desde la FAD se alerta de que está tendencia se mantendrá al alza. La coyuntura económica se traducirá en una reducción del consumo de drogas asociadas al ocio, debido a su alto costo. De igual manera se dispara la ingesta de alcohol y psicofármacos, utilizados tradicionalmente para evadirse de los problemas y de las situaciones de estrés. Se estima que unas 600.000 personas están "enganchadas" a las benzodiacepinas. De esta cantidad, al menos 400.000 de ellas son mujeres.


dejar las benzodiacepinas


La adicción a las benzodiacepinas

Ella abre su pastillero para contar cuantas píldoras ingiere al día. En estos momentos  seis pero ha llegado a las diez. Desde hace cinco años su bienestar depende de esas pastillas de colores, consciente de que sin esa red no podría acudir al circo de su vida. "Soy adicta, lo se, y lo que más quiero es poder abandonar esta dependencia, quiero encontrarme bien sin ayuda de la química". Cualquiera que la observe verá por la calle a una chica de 29 años, guapa, inteligente, con una amplia sonrisa y un buen trabajo como publicista, en definitiva lo que muchos vienen a llamar "una triunfadora". Nada delata que dependa de una droga para salir cada día de su casa. 


Test de adicción a las benzodiacepinas.


Las pastillas que sirven "para todo"

Esa falta de alarma social convierte a las benzodiacepinas (Valium, Lexatin, Orfidal, entre otras) en sustancias con muy buena prensa entre sus usuarios. Las famosas pastillas se recetan para calmar estados de ansiedad, angustia o para combatir el insomnio, pero que a su vez cuentan con dos efectos peligrosos: un alto poder de adicción y una  enorme facilidad para desarrollar tolerancia (cada vez necesitas aumentar más la dosis). Pero lo más peligroso, si cabe, es la imagen que desprenden de gran "inocuidad", es decir, que se pueden tomar tranquilamente cuando se presenta cualquier tipo de situación angustiosa, ya sea una noche en vela, una ruptura amorosa o un exámen. Nada más lejos de la realidad. 


Ella ha rogado encarecidamente a sus médicos que la derive a programas de ayuda psicológica para conseguir encontrarse mejor sin la ayuda de fármacos. Y la respuesta casi siempre se repita: buscarán otra combinación que la haga sentir mejor, de ayuda psicológica nada de nada. Sueña con el día en que guarde para siempre el pastillero en el armario, es optimista y asegura que: "igual que se curan las enfermedades del cuerpo, puede sanarse la mente". Valencia Adicciones, Centro de Desintoxicación y Tratamiento para la adicción a las benzodiacepinas.