Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: EN VANCOUVER

1 de febrero de 2015

EN VANCOUVER

Ser mujer no es fácil. No digo que ser hombre lo sea. Digo que ser mujer es especialmente difícil, por lo menos en según qué contextos. La sociedad no lo pone precisamente fácil. Ser adicto tampoco es sencillo. Y menos hasta que lo aceptas. Incluso aceptándolo no todos tienen los mismos medios. Ni viven en los mismos paises, ni sus circunstancias son iguales, ni ... A lo que ibamos, ser mujer y ser adicta debe ser muy complicado. Un día escribiré más a fondo sobre esto. Escribiré sobre sus entornos. El entorno de la mujer adicta, el familiar, el codependiente de la enferma de adicción. La pareja. Bendita pareja.

Ahora quiero mostrar lo que ya en 1997 un fotografó (Lincoln Clarkes) trató de decir en una serie fotográfica que habla de estas cosas y algunas más. Llamó al trabajo "Heroínas" y no casualmente. A veces me pregunto como sería esto en España. Y en 1997 ? Que impacto causaría un trabajo de este tipo? 

Ser "borracho" en España es algo complicado (*nombre por el que se conoce al alcohólico socialmente) pero ser "borracha" ni te cuento ... expulsada! Fuera de aquí, golfa!

Bueno, pues ser enferma de adicción en Vancouver (Canadá) es algo así. No debe ser muy diferente a España. Les traigo un artículo que plasma de alguna forma la expresión artística de un fotógrafo tratando de decir ALGO a este respecto:


Advertencia: Este artículo contiene imágenes que podrían ser molestas. Usted no está obligado a visualizar el siguiente contenido. (NSFW - not safe for work - no apto para ser visualizado en su puesto de trabajo)

Muy a menudo, la adicción y la lucha que la acompaña permanecen ocultas detrás de puertas cerradas. Sin embargo en 1997, el fotógrafo Lincoln Clarkes exploró las calles y callejones del Downtown Eastside en Vancouver, capturando y exponiendo imágenes de unas 400 adictas a la heroína a lo largo de los cinco años siguientes.


El proyecto comenzó con una adicta de 20 años de edad y de nombre Patricia Johnson, una mujer cuya mezcla de inocencia y enfermedad dibujó Clarkes. Ella invitó al fotógrafo a su casa y al mismo tiempo le dio la bienvenida a su mundo, un lugar de peligro, desconfianza y sueños rotos. Clarkes entonces empezó a fotografiar una serie sobre adictas a la heroína, al crack y la cocaína que se encontró por aquel camino, tanto para proporcionar prueba del horrible vientre drogadicto de Vancouver como para dar a estas mujeres olvidadas un momento del centro de atención.

heroina adicciones drogas
Heroinas 1


 


La serie resultante, titulado "Heroínas", se erige como una evidencia visual de las clases, capturando realidades que revuelven el estómago, que fueron ignoradas tanto tiempo y que que permanecieron ocultas de la misma manera. Desentrañando el orden y el decoro que mantiene este tipo de imágenes sorprendentes en secreto, Clarkes expuso las cicatrices físicas y emocionales de mujeres que habitaron un espacio en algún lugar entre la vida y la muerte. Una vez destapadas estas imágenes era imposible apartar la mirada de ellas.

El título de la serie reconoce la manera en que las drogas se han apoderado de las vidas e identidades de estas mujeres, mientras las lanza como protagonistas y heroínas en lugar de únicamente como víctimas y estadísticas lamentables. De las mujeres fotografiadas por Clarkes muchas finalmente desaparecieron; cinco fueron trágicamente encontradas muertas a manos de un asesino en serie poco tiempo despues del reportaje.

Clark explicó la importancia de su proyecto en una entrevista para la revista Vice:

"La soledad de las mujeres era desgarradora, caían muertas a izquierda y derecha sin saber si iban a llegar a mañana. Muchas de sus amigas se iban perdiendo a falta por semana. Creo que ellas realmente dieron la bienvenida a la atención que les dábamos y disfrutaron de participar en un proyecto de fotografía; la imagen siendo quizás el único hilo de su existencia. La mayoría de ellas perdieron todo lo que tuvieron antes; no tenían ahora nada que perder, salvo sus vidas. Cada mujer tenía cuentos privados que intenté contar silenciosamente con el idioma de la fotografía. Fue una introducción a la gente “bien” de la ciudad que no quieren ver o conocer a estas mujeres. Por primera vez ellos les estaban mirando a los ojos."


Mientras algunos vieron en el trabajo fotografico de Clarkes una exposicion necesaria de un aspecto del desmoronamiento de la sociedad, otros vieron las imágenes como explotadoras e insensibles. Cuando lanzamos a Clarke un comentario sobre este aspecto del trabajo, él simplemente respondió: "En lo que a escribir sobre las imágenes, no sé por dónde empezar o qué decir que las imágenes no hayan dicho ya"










heroina adicciones drogas 2
Heroinas 15

Hasta pronto, un saludo. Y Gracias por leernos !!

VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 14:39