Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: septiembre 2014

27 de septiembre de 2014

THE LOWER POWER part two

En esta entrada, continuación de la anterior, voy a tratar de unir la evolución que respecto de las drogas y el alcohol tuvieron el actor Robin Williams con la aparente similar historia del también actor Philip Seymour Hoffman. Y de qué representan los hechos acaecidos de tal manera ...

Habíamos dicho que Robin W. había vuelto a beber durante el rodaje de la  película "The Big White" en 2003 después de estar 20 años sin haberlo hecho, cold turkey, sin rehabilitación. También hablamos de cómo Robin lo explicaba en una entrevista en 2013 donde aludía a la expresión "lower power" como catalizador de dicho "reencuentro". 

El hecho es que desde que Williams vuelve a beber con 53 años (2003) hasta que entra en rehabilitación con 56 años (2006) pasa por una experiencia, llámese de recaída, bastante complicada. De hecho, es 8 años más tarde (2014) que tendrá que volverse a ingresar en una clínica especializada para, según fuentes oficiales de su representante, consolidar su recuperación (pues no existía recaída). Un mes y medio más tarde fue encontrado muerto, colgado con un cinturón de vestir en su habitación de su casa de Tiburón (San Francisco) y presentando cortes en las muñecas. No habían rastros de alcohol ni drogas. Ni su autopsia a día de hoy ha revelado lo contrario (que se sepa). La argumentación primaria fue que Williams sufría un proceso de depresión severo.

Pero claro. entre 2006 y 2014 la vida para Robin no fue precisamente fácil (como no lo es para nadie). Se divorcia de su segunda esposa en 2008 ("el alcohol pasa factura"), en 2009 es sometido a una operación a corazón abierto por problemas cardíacos (con las complicaciones que esto representa para un adicto) y su última esposa acaba de revelar que en 2014 le habían diagnosticado un Parkinson incipiente. 

Transcribimos ahora un extracto de la entrevista que concedió a Dotson Rater en 2013 hablando de su adicción, aunque ya en 1998 había concedido otra similar:

- You’ve had two very serious periods of substance abuse. What caused that?
Ninety-nine percent of the people who go through that are trying to deal with some pain. They will say that when they did the drug, they suddenly felt okay. Then, “I’m not so good. I need to get back [to the drug] and be all right again.” It builds into that cycle.
- How did you stop?
The first time I stopped was because my son Zachary was about to be born. I didn’t do rehab or AA. I just stopped.
- Why?
Shame. Fear. I was going to have a kid. I didn’t want to be coked out, going, “Here’s a little switch—Daddy’s going to throw up on you!” I wanted to be a participating parent. Cut to about 20 years later: I’m in Alaska and I think it is okay to drink again. 
- Didn’t your family intervene to get you into rehab in 2006?

It was not an intervention so much as an ultimatum. Everyone kind of said, “You’ve got to do this.” And I went, “Yeah, you’re right.”
- On his first experience with Alcohol Anonymous.
I felt so good about the first AA meeting I attended that I went out and drank the next day. And then I felt so bad that I came to the [next] meeting and said, “I screwed up. I can’t come back.” A friend said, “Why not?” I went, “I drank after the meeting.” And he said, “Hey, we don’t shoot our wounded. Come back". 


adicciones alcohol valencia
Entrevista de R. Williams a Dotson Rater en 1998

- Usted ha tenido dos períodos muy graves de abuso de sustancias. ¿Qué causó eso? 
El noventa y nueve por ciento de las personas que pasan por esto están tratando de lidiar con algo de dolor. Ellos dirán que cuando la tomaban, la droga, de repente se sintieron bien. Entonces, "yo no estoy tan bien. Tengo que volver [a la droga] y estar bien de nuevo. Se basa en ese ciclo. 
- ¿Cómo te detienes? 
La primera vez que me detuve fue porque mi hijo Zachary estaba a punto de nacer. Yo no hice rehabilitación ni AA. Simplemente lo dejé. 
- ¿Por qué? 
Vergüenza. Miedo. Yo iba a tener un hijo. Y no quería perdérmelo "Esto es como un pequeño interruptor -Papá va a tirar para arriba por ti!" Yo quería ser un padre participante. Pero corté unos 20 años más tarde: Estaba en Alaska y creí que estaba bien para beber de nuevo. 
- ¿Tu familia intervino para conseguir que entraras en rehabilitación en 2006? 
No fue una intervención tanto como un ultimátum. Todo el mundo decía cosas como: "Tienes que hacer esto." Y  fui, "Sí, tenéis razón" les dije.
- Y su primera experiencia con Alcohólicos Anónimos?
Me sentí tan bien en la primera reunión de AA a la que asistí que salí y tomé el día siguiente. Y entonces me sentí tan mal que llegué a la próxima reunión y dije: "metí la pata. No puedo volver. Un amigo me dijo: ¿Por qué no? Ves. Porque bebí después de la reunión. Y él me dijo: Eh mira, nosotros no disparamos a nuestros heridos. Vuelve".

- THE MASTER -

El proceso de Philip Seymour Hoffman aunque absolutamente diferente tiene un punto en común con el de Robin Williams: adictos que trás muchos años de abstinencia vuelven a entrar en contacto con sustancias adictivas (que curioso, casualmente también con el alcohol).

Philip, que nunca fue especialmente reacio a hablar de su problema con las drogas, nació en 1967 y ya con 22 años y en un entorno Universitario descandenó un proceso adictivo severo que le llevó a rehabilitación muy joven (1989). Entró en Narcóticos Anónimos (NA) y de hecho se acabó convirtiendo en una especie de "gurú" de aquellos grupos por su larga experiencia y desarrollo ya que continuó asistiendo durante muchos años a aquellas reuniones. En algunas entrevistas reconoce que en aquella época de los 90 tomaba cualquier cosa que caía en sus manos. Trás una aparente "buena rehabilitación" es ya en 2012 (con 45 años) donde al parecer empiezan los problemas de nuevo. 


seymour hoffman alcohol drugs
Promocionando The Master en la muestra de Venecia

Seymour Hoffman en Venecia 2012

Seymour Hoffman tenía una carrera cinematografica a primera vista discreta, sobre todo como actor secundario en donde encontró su entorno natural, hasta que en 2005 consigue un Oscar con su papel como actor principal en la película "Capote". Entre 2005 y 2012 fue nominado como mejor actor secundario hasta en 3 ocasiones. Pues bien, en 2012, 23 años después de no haber tomado ningún tipo de sustancia psicoactiva, ni siquiera alcohol, acude a la Muestra de Venecia a promocionar su película "The Master" y es donde al parecer ,en uno de los festejos que inundan este tipo de eventos, Philip volvió a beber una pequeña cantidad de alcohol. La adicción se desató de forma devastadora en los 24 meses posteriores. Sin buscar demasiado en internet se pueden encontrar fotos de Philip en un bar de un aeropuerto estadounidense en estado dudosamente aceptable, o en un vuelo donde los viajeros dicen haberlo visto entrar al baño en numerosas ocasiones y en condiciones poco estables (con fotografías incluidas). Bueno, quizás la parte mas amarillista de toda esta historia, la que más público atrae. Y también la que más distrae sobre lo importante.

El caso es que trás beber alcohol en 2012 (NO ADMITIDO OFICIALMENTE NUNCA) Philip acabará reconociendo oficialmente que estando sometido a algún tipo de tratamiento farmacológico por algún tipo de dolencia (un tanto ambiguo) fueron los medicamentos prescritos los que de una forma u otra le hicieron volver a tomar heroína. (ERROR. Philip tenía que haberse puesto en contacto con un profesional de adicciones). Philip se conoce a si mismo y ya en 2013 decidió entrar de nuevo en rehabilitación por adicción a opiáceos pero tan solo estuvo 10 dias en una clínica de desintoxicación. Obviamente una adicción no se resuelve en 10 días por mucho que traten de convencernos de que es posible desde algún tipo de planteamiento que dice llamarse profesional, simplemente se desintoxica a la persona. La adicción es un proceso crónico*, grave y mortal si no se trata. 

*De por vida, vaya. Te guste o no, esto es así.

Philip estuvo muy pocos dias después de aquel proceso de 2013 absolutamente reincorporado al circuito comercial, artístico, económico, "only fashion men" y cuasi pornográfico que es la industria de Hollywood. Esto también fue decisivo en el devenir del futúro de Seymour Hoffman. Imprudencia total. Unos que no renuncian (y no entienden o no quieren entender) y otros que no tienen capacidad inmediata de valorar con juicio (los enfermos) cuyas decisiones post consumo les vuelven a llevar de una u otra forma a repetir el contacto con la sustancia. "Ah, ya que la Organización Mundial de la Salud dice que las dependencias tienen caracter recidivante, ya. Vaya, va a ser que sí".

Para no extenderme, Philip fue encontrado muerto el 2 de febrero de 2014 en el baño de un apartamento que tenía alquilado por 4.000 $/mes justo al lado de su vivienda habitual, una mansión en Nueva York de 5 millones de dólares (aspecto llamativo) rodeado de unas 60 bolsas de heroína ACE OF HEARTS y de ACE OF SPADES, con una jeringuilla clavada en el brazo. Los restos de su autopsia revelaron consumos recientes de heroína, cocaína, benzodiacepinas, opiáceos y metabolitos procedentes de medicamentos de prescripción. Vamos, de todo. Hasta arriba. Como toma un adicto.

¿Cual es el nexo de unión entre Robin y Philip más allá de su muerte? Lower power. 

Posiblemente aquella tenue vocecita que los dos escucharon durante mucho tiempo y que fueron incapaces de admitir o identificar para pedir ayuda de nuevo antes que volver a beber, uno aquella copa en Venecia 23 años después, otro en un pueblecito de Alaska 20 años más tarde al ver una botella de Jack Daniels
 
Publisher por Valencia Adicciones Ivatad Author por Valencia Adicciones
alcoholismo valencia adicciones


No hay excusas. El adicto no sabe pedir ayuda y debe aprender a hacerlo. Precisamente esto es lo que se pretende enseñar en los tratamientos de rehabilitación y no solo  eso (si lo hacen solo durante unos años, sean dos, tres o cinco y después dejan de hacerlo no sirve de nada), se les debe enseñar sobre todo a integrar dicha actitud de humildad de por vida. El adicto no puede dejar los grupos de rehabilitación NUNCA, debe asistir a estos con la frecuencia que sea. Lo malo es que llega un momento en que el adicto se cree "curado", y esa es la trampa. Trás leer muchos artículos al respecto hay un titular que no cesa de aparecer en mi cabeza: "¿ deberían servir las muertes de P. Seymour Hoffman y Robin Williams como revulsivos para replantearnos los tratamientos de rehabilitación en drogodependencias ? Respóndete tú mismo/a.

Por otro lado, si eres adicto al alcohol o a otras drogas, no olvides: lower power. Ella no se olvidará de ti nunca. Aunque permanezca en silencio muchos años ...



Publisher por Valencia Adicciones Ivatad
ivatad Author por Valencia Adicciones 



VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 12:22

14 de septiembre de 2014

NEW YORK TIMES, CANNABIS Y LA CASA BLANCA

Las cosas están cambiando. Entre el 26 de Julio y el 5 de Agosto de 2014 uno de los diarios más influyentes de la esfera internacional, The New York Times, publicó una serie de editoriales bajo el título "High Time: An Editorial Series on Marijuana Legalization" que establecía un claro posicionamiento acerca de la despenalización/legalización del uso del cannabis (marihuana, marijuana, porros, hierba, weed etc) en Estados Unidos para los mayores de 21 años.

Lanzaron, no sin valorar previamente lo rentable que puede llegar a ser este asunto, un debate que, seamos sinceros, está en la calle: ¿son efectivas las políticas de restricción y  penalización contra el uso de sustancias estupefacientes? 

El argumento de base no podía ser otro. ¿Pudo la prohibición del alcohol entre 1920 y 1933 en EEUU combatir contra los enormes flujos de poder de las empresas alcoholeras y los intereses político fiscales de los mandatarios del Gobierno de turno? No. Más allá, claro está, de las no menos importantes connotaciones sociales y educativas de cada uno de los países en los que pretendan instaurarse dichas políticas. No es fácil prohibir el uso de una sustancia con la que prácticamente se crece al lado de ella (en este caso el alcohol). Pero es que está ocurriendo lo mismo con el cannabis. Cada vez es más normal, por lo menos en España, ver a gente fumando marihuana por la calle y nadie ya se escandaliza (no estoy diciendo yo con esto que haya que hacerlo).

Como leía recientemente para escribir el anterior post "Lower Power" el malogrado actor Robin Williams ya decía con cierta ironía que allá por 1983 le tocó dejar de beber alcohol en el país del vino.

EL "alegato" también condiciona aspectos étnicos o de raza para justificar dichas medidas abolicionistas pues asegura que con las actuales políticas son los jóvenes afroamericanos y de raza negra quienes más sufren las consecuencias de una acción restrictiva. Alguien da más? 


INCAUTACION POLICIAL DE ALCOHOL EN DETROIT 1922
INCAUTACION POLICIAL DE ALCOHOL EN DETROIT 1922

Bueno, pues para no parecer oportunista o más bien, cuidando un prestigio que de repente uno puede ver como le abandona, The New York Times publicó al mismo tiempo que anuncios a toda página abolicionistas o "pro consumo" otros anuncios también a toda página en dirección absolutamente contraria (prohibicionistas). El debate está servido. Es decir, este tipo de "batallas publicitarias" supongo que son muy rentables, tanto traducidas en dólares como en lectores o en "futuras consideraciones políticas" por parte de los mandatarios. Al fin y al cabo esgrimimos la bandera de la libertad de expresión y expresarse con libertad engrandece a un pueblo. No digo que no. Pero las cosas acerca del uso de las drogas están cambiando si abres el The New York Times y te encuentras esto:


ANUNCIO PRO CANNABIS EN NEW YORK TIMES AGO 2014
ANUNCIO PRO CANNABIS EN NEW YORK TIMES AGO 2014
En este anuncio se puede leer: "Ian eligió la variedad cannabis indica para aliviar sus síntomas de esclerosis múltiple" y "Mientras lucha contra el cáncer, Molly prefiere cannabis sativa". Genial. Además se felicita desde la agencia promotora (un grupo privado que sustenta una de las mayores páginas webs acerca de las variedades de cannabis y de como conseguirlas legalmente) al estado de Nueva York por la recién aprobada Compassionate Care Act que da soporte legal al uso del cannabis medicinal y pasa así a ser ya el estado número 23 con este tipo de legislación (en total son ya 37 estados más Washington D.C. los que poseen legislaciones no restrictivas, o sea más de la mitad del total).

ANUNCIO PROHIBICIONISTA CANNABIS NEW YORK TIMES AGO 2014
ANUNCIO PROHIBICIONISTA CANNABIS NEW YORK TIMES AGO 2014

En el segundo anuncio (prohibicionista) se puede leer: "La legalización de la marihuana significa respaldar un nuevo grupo de corporaciones cuya principal fuente de ingresos es un producto altamente adictivo. Suena muy parecido a un montón de industrias ya colocadas en ese lugar. Muchos hechos están siendo ignorados por estas y otras nuevas organizaciones. Entra en grasisnotgreen.com para ver porqué muchas asociaciones médicas se oponen a la legalización de la marihuana ". 

Para terminar quería hacerme eco de la respuesta que no sin cierto asombro, parece que el objetivo se había cumplido, dio la Casa Blanca en su blog solo 24 horas después a la petición que desde el diario se había dado con esta serie de editoriales, calificada dicho sea de paso por otros medios como de fallida (no olvidemos que acerca del 80 % de norteamericanos según últimas encuestas estarían a favor de una legalización del uso medicinal de la marihuana):


CANNABIS MEDICINAL Y USO RECREATIVO EN EEUU



"La junta editorial de The New York Times opinó en su edición del pasado Domingo 27 de julio 2014 que el gobierno federal debe legalizar la marihuana para los adultos mayores de 21 años. La junta editorial de The New York Times compara la política federal de la marihuana con el fracaso de la prohibición del alcohol y aboga por la legalización basado en el daño infligido a los jóvenes varones afroamericanos que se involucran en el sistema de justicia penal como resultado de cargos de posesión de marihuana. Estamos de acuerdo en que el sistema de justicia penal está en la necesidad de ser reformado y que existe desproporción en todo el sistema. Sin embargo, la legalización de la marihuana no es la solución mágica al problema. 

En su argumentación, el equipo editorial de The New York Times no mencionó una cascada de problemas de salud pública asociados con el aumento de la disponibilidad de la marihuana. Mientras que la policía siempre jugará un papel importante en la lucha contra el crimen violento asociado con el tráfico de drogas, la Administración Obama se acerca el uso de sustancias como un problema de salud pública, no sólo un problema de justicia penal. 


El editorial hace caso omiso de la ciencia y no aborda los problemas de salud pública asociados con el aumento de consumo de marihuana. Aquí están los hechos:


  • El consumo de marihuana afecta el cerebro en desarrollo. Un estudio reciente en el cerebro revela el deterioro del desarrollo de estructuras en algunas regiones del cerebro tras el uso prolongado de la marihuana que se inició en la adolescencia o en adultos jóvenes.
  • El consumo de marihuana se asocia con deterioro cognitivo, incluyendo un menor coeficiente intelectual entre los usuarios crónicos adultos que comenzaron a fumar marihuana a una edad temprana.
  • El consumo de sustancias en niños en edad escolar tiene un efecto perjudicial en su rendimiento académico. Los estudiantes que recibieron ganaron D's o F's eran más propensos a ser usuarios actuales de marihuana que los que obtuvieron A's (45% vs 10%).
  • La marihuana es adictiva. Las estimaciones de la investigación sugieren que alrededor del 9 por ciento de los usuarios se vuelven adictos a la marihuana. Este número aumenta cerca del 17 por ciento entre los que empiezan jóvenes y 25-50 por ciento entre las personas que consumen marihuana a diario.
  • Conducir drogado es una amenaza para nuestras carreteras. La marihuana entorpece la coordinación y tiempo de reacción y es la droga ilícita más frecuentemente encontrada en las personas involucradas en accidentes de automóviles, incluidos los accidentes mortales.


Los editores de The New York Times pueden tener preocupaciones válidas sobre la desproporcionalidad en todo nuestro sistema de justicia penal. Pero nosotros, como responsables políticos no podemos ignorar el hecho científico básico de que la marihuana es adictiva y el consumo de marihuana tiene consecuencias nocivas. El aumento del consumo genera un aumento de los costes financieros en salud pública para la sociedad. Las sustancias adictivas como el alcohol y el tabaco, que son legales y sometidos a imposición, ya resultan mucho más los costos sociales que los ingresos que generan. El costo para la sociedad del alcohol solo se estima en más de 15 veces los ingresos obtenidos por su imposición. Por esta razón, la Administración Obama y la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas siguen comprometidos con la prevención del consumo de drogas, el tratamiento, el apoyo para la recuperación, e innovadoras estrategias de justicia criminal para romper el ciclo de uso de drogas y la delincuencia asociada. Este enfoque está ayudando a mejorar la salud pública y la seguridad en las comunidades de todo Estados Unidos. 

Dos estudios recientes realizados por el no partidista Instituto RAND sugieren que políticas de drogas que las hicieran más disponibles probablemente no eliminarían las ventas ilícitas ni aumentarían los ingresos fiscales en la medida en que los defensores de la legalización de la marihuana predicen. El primer estudio examinó varios métodos para medir el consumo de marihuana y encontró que las personas menores de 21 años representan una parte importante del consumo de marihuana. En la mayoría de los planes de legalización los menores de 21 no sería capaces de comprar marihuana legalmente; por lo tanto, ellos continuarían recurriendo al mercado negro de la marihuana ilícito o desviado para obtener la droga. El segundo estudio examinó el impacto probable de la iniciativa de 2012 de California para legalizar el consumo de marihuana y llegó a la conclusión de que los precios bajos de forma espectacular para la marihuana como resultado de la legalización podría significar sustancialmente menor ingreso fiscal potencial para el Estado. 

También estamos manteniendo una estrecha vigilancia sobre los estados de Washington y Colorado, en conformidad con la directiva proporcionada por la Procuraduría General en agosto de 2013. 


Cualquier discusión sobre el tema debe estar guiada por la ciencia y la evidencia, no la ideología y la ilusión. La Administración Obama sigue oponiéndose a la legalización de la marihuana y otras drogas ilegales, porque va en contra de un enfoque de salud pública para reducir el consumo de drogas y sus consecuencias. Nuestro enfoque se basa en la comprensión de la adicción como una enfermedad que puede prevenirse y tratarse con éxito, y de la cual las personas pueden recuperarse. Vamos a seguir centrándonos en la reforma de la política de drogas de origen, una estrategia que rechaza los extremos y promueve el acceso ampliado al tratamiento, los esfuerzos de prevención basados ​​en la evidencia, y las alternativas al encarcelamiento".







www.whitehouse.gov  /  www.nytimes.com



Publisher por Valencia Adicciones Ivatad
ivatad Author por Valencia Adicciones 









VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 19:27

7 de septiembre de 2014

THE LOWER POWER

Hace aproximadamente un mes decidí escribir esta entrada. Estaba cenando en casa cuando escucho en segundo plano por TV: "Acaban de informarnos que ha sido hallado muerto el actor Robin Williams en su casa de San Francisco. La causa de la muerte parece ser el suicidio pero habrá que esperar a las próximas horas para tener más detalles acerca del fatal desenlace ..."

Desde entonces mi cabeza empezó a trazar "algo" que necesitaba transmitir. Accedí rápidamente a las redes sociales (las del propio Williams incluidas)  y efectivamente me di cuenta enseguida de que la información no era "viral", sobre todo cuando pude ver el último tuit que su hija Zelda acababa de escribir en Twitter, una cita de "El Principito" muy emotiva a modo de despedida. No se si conseguiré no parecer oportunista con este post pero lo voy a intentar. 

THE BIG WHITE | VALENCIA ADICCIONES
THE BIG WHITE | VALENCIA ADICCIONES

He leído unos 50 artículos más o menos respecto de la trayectoria del Sr. Williams. Unos más rigurosos que otros (internet se inunda de información sensacionalista con esta clase de sucesos) y algunos resultaron ser muy interesantes, sobre todo los que no tienen que ver con su fallecimiento sino con su vida antes de aquel fatídico día de Agosto de 2014.

Por otro lado, he tardado tanto en escribir estas líneas porque paralelamente a mi cabeza llegó esa noche de forma fulminante una imagen que trataba de unir ambos sucesos, la de Philip Seymour Hoffman, actor que tristemente falleció en Febrero de este mismo año y de forma igualmente dramática. En nuestra página de Facebook habíamos escrito ya en Mayo de 2013 que Philip había entrado, de nuevo, en rehabilitación. Seymour Hoffman fue encontrado el pasado Febrero de 2014 en el baño de un apartamento que tenía alquilado por 10.000 dólares al mes, a escasos metros de su propia mansión de Manhattan, con una jeringuilla clavada en su brazo y en donde pudieron encontrar unas 50 bolsas de heroína marcadas* como "Ace of Spades" y "Ace of Hearts" además de abundante número de medicamentos de prescripción. Su autopsia ha revelado posteriormente que su cuerpo presentaba rastros de heroína, cocaína, otros opiodes y diversos medicamentos de prescripción. 

Igualmente como había hecho con R. Williams hice también con P. Hoffman, empezé a leer todas las entrevistas posibles.

Que tienen pues en común estos dos grandes actores más allá de su fama, su prestigio en el mundo de la industria cinematográfica, y ahora sus prematuros fallecimientos? Pues que ambos (me entero por el aluvión de información que nos dan cuando fallecen personajes relevantes) antes de morir, habían vuelto a beber alcohol recientemente trás pasar 20 años sin hacerlo. Ese es el motivo de este post llamado "Lower Power".


Robin Williams dejó de beber en el año 1982 a los los 28 años de edad en un proceso denominado cold turkey en países anglosajones, que viene a ser lo más parecido en castellano a: "lo dejo por mis c -----" vamos, a pelo, sin rehabilitación. La historia es muy curiosa. Entre 1978 y 1983 la carrera de Mr. Williams despuntó (en realidad despegó) con una serie televisiva llamada "Mork y Mindy" que tuvo mucho éxito en EEUU y luego por todo el mundo. De la misma manera que creció su fama lo hizo también su relación con las drogas y el alcohol y por supuesto los problemas. Pues bien, horas antes de que su amigo y también actor John Belushi (The Blues Brothers) fuese encontrado muerto por sobredosis de heroína y cocaína en un hotel de Los Angeles en 1982, el propio Robin Williams estuvo esnifando unas rayas de cocaína con el malogrado actor en aquel apartamento. Esto junto a la próxima paternidad de su primer hijo Zach (1983) le hicieron reflexionar y asustado, en un ejercicio de responsabilidad, lo dejó todo**. 

Así pues, "Lower Power" sería una expresión a la que Williams hizo referencia en una entrevista del año 2013 al periodista Dotson Rater en la que hablaba abiertamente de sus adicciones, problemas con el alcohol y con las drogas (a propósito de su vuelta a la bebida en 2003, 20 años después de haberlo dejado):


D.R. What film were you making?
R.W. The Big White. It was shot in Skagway, this tiny town. It’s not the end of the world, but you can see it from there. The movie was interesting, but I was worried. My film career was not going too well. One day I walked into a store and saw a little bottle of Jack Daniel’s. And then that voice—I call it the “lower power”—goes, “Hey. Just a taste. Just one.” I drank it, and there was that brief moment of “Oh, I’m okay!” But it escalated so quickly. Within a week, I was buying so many bottles I sounded like a wind chime walking down the street. I knew it was really bad one Thanksgiving when I was so drunk they had to take me upstairs.

La traducción casera es algo así como "estábamos rodando "The Big White" (2003), en el fin del mundo, en Skagway (en un pequeño pueblo de Alaska). Yo estaba preocupado pues mi carrera no iba demasiado bien. Un día entré en una tienda y vi una pequeña botella de Jack Daniels. Y luego esa voz, yo le llamo "lower power", diciendome: Hey, vamos! solo un sorbo. Me lo bebí, y hubo un breve momento de: Oh, me siento bien! Pero escaló tan rápido! En una semana estaba comprando tantas botellas que iba por la calle y parecía un carillón de viento (por el ruido de las botellas entre ellas en sus bolsillos). Me di cuenta que estaba realmente mal en un día de acción de gracias que me tuvieron que ayudar a subir las escaleras". Existe otra entrevista en la que relata que después del primer trago en Alaska 20 años después el pensamiento fue "Welcome back, asshole!!" (bienvenido de nuevo, gilipollas!!) Por aquel entonces Robin tenía 53 años.

DROGAS | DEJAR EL ALCOHOL | DEJAR LA COCAINA VALENCIA ADICCIONES
WELCOME BACK, ASSHOLE ! VALENCIA ADICCIONES


Como mi capacidad de abstracción siempre ha sido baja (ya lo sabes si me conoces) acabo de decidir editar la entrada en 2 partes. La próxima y su unión con el caso P. Seymour Hoffman la escribiré en próximos días, así que: gracias por tu tiempo!



Notas:

*En Nueva York el mercado de la heroína ha instaurado un sistema de "marketing" o "branding name" por la que se vende bajo nombres impresos en los envoltorios de forma similar a como lo hacen cualquier tipo de productos legales. De hecho existen exposiciones que muestran las papelas vacías de diferentes marcas que se encuentran por la calles. O  por ejemplo este blog que muestra más de 250 marcas diferentes y que está constantemente actualizado desde 2009. Insólito, muy underground.

**Dotson Rater, 1998 and 2013 interviews: What really make life fun; Robin Williams Opened up about addiction.



Publisher por Valencia Adicciones IvatadIvatad Author por Valencia Adicciones 



VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 22:50