Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: HABLANDO DE DROGAS

21 de diciembre de 2012

HABLANDO DE DROGAS

*Hablando de drogas y de la reciente lectura de su tesis doctoral (PERSONALIDAD, PSICOPATOLOGÍA Y RENDIMIENTO NEUROPSICOLÓGICO DE LOS CONSUMIDORES RITUALES DE AYAHUASCA) con José Carlos Bouso, Psicólogo Clínico en el Hospital Sant Pau de Barcelona y miembro activo del CIM (Centro de Investigación del Medicamento) en dicho Hospital. Es autor de numerosos trabajos de investigación desde hace ya más de una década y también es investigador en L'Institut de Recerca Hospital del Mar (INIM) de Barcelona. * Fuente original:  Lluis Magrinyá en www.eldiario.es


DE LA PROLIFERACIÓN DE LOS "RESEARCH CHEMICALS" (RC) O DROGAS DE SINTESIS
Es un efecto secundario de haber separado la recreación de la curación. Probablemente en tiempos prehistóricos esta separación no existía: lo que producía placer se entendía que era saludable y lo que curaba se entendía que podía ser recreativo. Así ocurre, de hecho, en culturas primitivas donde los saberes no están compartimentados y toda conducta tiene muchos sentidos a la vez. Otra razón menos especulativa es cómo se produjo una distinción radical entre drogas y medicamentos cuando medicamentos clásicos (principalmente opiáceos, coca, cocaína y derivados cannábicos) empezaron a considerarse cada vez más drogas y menos medicamentos, no porque carecieran de eficacia, sino porque empezó su uso recreativo. Estas razones históricas, que se remontan cien años atrás, se han ido manteniendo simplemente por inercia y vaguería mental; el estigma no ha dejado de alimentarse en los medios de comunicación, tan propensos al sensacionalismo con todo aquello que implica diversión. La proliferación de los RC, de hecho, no es más que un efecto secundario perverso de este fenómeno que prohíbe todo fármaco con potencial recreativo: para burlar la ley, los químicos lanzan al mercado nuevas sustancias aún no tipificadas cuyos efectos se desconocen totalmente, aumentando así los riesgos para los consumidores. Pero hay que rendirse a la evidencia; el caso del cannabis es paradigmático: un fármaco de propiedades médicas y recreativas conocidas desde hace milenios. Después de decenas de años de restricción por ser una droga recreativa, su potencial médico es tan evidente que hoy ya hay fármacos cannábicos en los hospitales para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple.

DEL USO DE DROGAS COMO AUTOMEDICACIÓN

Hoy está muy de moda entre círculos psiquiátricos considerar que la gente toma drogas como forma de automedicación. Es posible que para una parte de la población de consumidores, no sé si minoritaria o no, esto pueda ser así. No lo discuto porque, entre otras cosas, no lo sé. Pero si fuera así la mayoría de la población estaría enferma, ya que toma al menos algo de alcohol, o de café o de té, bien para divertirse, bien para mantener su rendimiento laboral. La otra opción es que lo que esté enferma sea la sociedad, o más bien que vivamos en una sociedad que induce a la patología. En los espacios de ocio, al menos en algunos donde el consumo de drogas es habitual, se produce una vuelta a etapas ancestrales donde divertirse es a la vez curarse y donde curarse es divertirse. Creo que un ejemplo prototípico de esto es el uso del éxtasis (MDMA) en espacios de baile: el trinomio música rítmica, baile y drogas es una constante transcultural y transtemporal. La razón es obvia: es el mecanismo más natural que tiene el ser humano para lograr la cohesión grupal y la integración comunal. Como seres sociales, muchos de nuestros problemas médicos y sobre todo psicológicos tienen como causa cierto desajuste entre el individuo y la comunidad. Las sociedades modernas tienden a producir aislamiento social y esto va en contra de la naturaleza humana. La prueba es que las principales causas de muerte en el mundo occidental de hoy no existían en el pasado y tienen que ver exclusivamente con el modelo social actual. Cuanto mayor sea el aislamiento que experimenta un individuo más se drogará para automedicarse, y cuanto menor sea más se drogará para divertirse. Entre los dos polos anda meciéndose el resto.

DEL MDMA COMO TRATAMIENTO

Efectivamente, en los años 70-80 la MDMA fue ampliamente utilizada como coadyuvante de la psicoterapia, pero, cuando saltó al mercado recreativo, cumpliendo la máxima histórica de la que hablaba antes, la MDMA se prohibió y su uso terapéutico fue relegado a la práctica psicoterapéutica underground. Desde entonces, Estados Unidos dejó de conceder permisos gubernamentales para seguir investigando. Como no había pruebas basadas en ensayos clínicos de la eficacia de la MDMA como coadyuvante terapéutico y como es un fármaco muy prometedor en ese sentido, en mi época de estudiante de doctorado planteé como mi tesis doctoral un ensayo clínico y se me autorizó. Cuando el estudio estaba en marcha murieron dos jóvenes en una fiesta en Málaga y entonces se produjo la mayor criminalización y estigmatización de la MDMA vista en España. A la vez, se publicó un estudio en monos en el que parecía demostrarse que la MDMA, a dosis bajas, producía Parkinson. Un año después los investigadores se retractaron porque no era MDMA lo que habían dado a los monos, sino un fármaco dopaminérgico y a dosis extremas. Así que cuando salió la noticia de mi estudio en los medios se produjo una reacción de pánico en cadena entre ciertos políticos que consiguieron cerrarlo. Esto es historia pasada y está ya en un lugar muy remoto de mi cerebro. Posteriormente se autorizaron estudios parecidos en Estados Unidos y en otros países y hoy se está tratando experimentalmente a excombatientes de Irak y Afganistán con MDMA con resultados prometedores.



MDMA (3,4-methylenedioxy-N-methylamphetamine)


De hecho uno de los estudios con MDMA para tratar el TEPT se está desarrollando en Israel. Me llamaron de allí como experto. Después de todo, por aquel entonces mi equipo era el único en el mundo que había trabajado oficialmente con MDMA. La experiencia israelí siempre fue excelente. Israel me encanta. Lástima que una tierra tan bonita esté tan rehogada en sangre. Había poca gente dispuesta a viajar a Israel, concretamente justo recién iniciada la segunda Intifada, cosa que a mí me atraía. Me pareció una oportunidad única para contrastar la situación en la calle con las épocas de paz. En esta ocasión concreta, al poco de llegar estaba en el hotel con mis colegas norteamericanos y de repente se tiraron todos al suelo. Yo no sabía qué pasaba. Resultó que estaban disparando al aire tras la puesta de sol y yo no reconocí el ruido como disparos de armas pero ellos sí. Me quedé impactado. La peor experiencia que se puede infligir a un ser humano es someterlo a vivir atemorizado. Es la peor forma de tortura que se ha inventado el ingenio humano. La anécdota más curiosa fue cuando me preguntaron en una reunión con las autoridades antidroga qué podían hacer con los jóvenes que celebraban en el mar Muerto raves donde se consumía MDMA. Les expliqué que lo mejor que podían hacer era garantizar que las fiestas fueran buenas, con espacios adecuados para quien tuviera experiencias más introspectivas, que nunca fuera la policía a cerrarlas y que facilitaran servicios de análisis para evitar intoxicaciones evitables. Esas fiestas son en buena medida una reacción al militarismo israelí y, si reprimes con más violencia y militarismo algo que se hace precisamente para huir de eso, no estás de parte de los ciudadanos, sino en contra. Si las autoridades quieren proteger a los jóvenes, o bien les permiten espacios de libertad protegidos o bien el efecto que se consigue es el contrario: incrementar aún más los riesgos. Obviamente no entendieron lo que quería transmitirles, me tomaron por una especie de excéntrico loco y se acabó la conversación. Pero yo siempre estoy deseando volver a ver el brillo de la Cúpula de la Roca cuando se pone el sol.

DEL USO RITUAL DE LA AYAHUASCA

La ayahuasca es una decocción psicoactiva de origen amazónico elaborada con plantas que contienen el agonista de los receptores serotoninérgicos 5-HT2A N,N-dimetiltriptamina (DMT) y alcaloides inhibidores de la monoaminoxidasa (harmina, harmalina y tetrahidroharmina) que permiten que aquel sea activo por vía oral. La ingesta de ayahuasca es el elemento central de varias iglesias sincréticas brasileñas que han expandido sus prácticas rituales a zonas urbanas de Brasil, Europa y América del Norte. Los miembros de estos grupos suelen ingerir ayahuasca durante años con una frecuencia de al menos dos veces por mes. Investigaciones previas han demostrado que la ingestión aguda de ayahuasca aumenta la perfusión sanguínea en las áreas cerebrales prefrontales y temporales y que provoca intensas modificaciones en los procesos de pensamiento, de percepción y en la emoción. Sin embargo, el uso regular ayahuasca no parece inducir el patrón de problemas relacionados con la adicción que caracteriza el consumo drogas de abuso, ni otros problemas neuropsiquiátricos asociados con el uso a largo plazo de drogas. 




*José Carlos Bouso performed studies with both MDMA and the long term effects of ayahuasca use. José Carlos Bouso's studies addressed preliminary data on the safety and efficacy of different doses of MDMA administered in a psychotherapeutic setting to women with chronic post-traumatic stress disorder (PTSD) as a result of a sexual assault. He also has been conducting neuropsychological research into the long term effects of different drugs such as cocaine or cannabis. He has also done transcultural research studying extensivelly the long term effects of ayahuasca use in different cultures and ecosystems, both in Spanish and in Brazilian communities. José Carlos Bouso is a co-author of several scientific papers and book chapters. He currently combine his activity as a clinical researcher at the IMIM - Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques - with his work as Scientific Projects Manager at ICEERS.

* Fuente original:  Lluis Magrinyá en http://www.eldiario.es/

VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 11:37