Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: ESCLAVO POR DEUDA

29 de marzo de 2012

ESCLAVO POR DEUDA

Que tal? Llevo tiempo dando vueltas a una idea , en parte debido a mi trabajo y en parte debido a la cotidianidad de mi vida. Mi vida no es nada extraordinaria, lo reconozco, supongo que como la de casi todos. La idea de la que os hablo es si verdaderamente todos somos adictos o no. 

ADICCIONES VALENCIA SINDROME DE ABSTINENCIA
ADICCIONES VALENCIA SINDROME DE ABSTINENCIA


Responder a esta pregunta requiere evidentemente definir el concepto de adicción para más adelante (quizás en una próxima entrada) plantear en qué medida todos acabamos traspasando la frontera invisible que existe entre el uso, el abuso y la dependencia, ya no respecto de las sustancias psicoactivas que es la cara más conocida de todo esto sino en la práctica de ciertas conductas rutinarias que todos llevamos a cabo a diario. La frontera NO ES TAN LINEAL COMO PARECE PERO SÍ ES TAN INVISIBLE COMO SUENA, PORQUE DEJARME QUE OS DIGA QUE LA FRONTERA ES INVISIBLE PARA TODOS. Y HE DICHO TODOS.


Me vais a permitir de esta forma que deje constancia del origen etimológico que tiene esta palabra pues siempre ha llamado mi atención aquello de "esclavo por deuda":

La palabra "adicción" que ha dado el adjetivo adictivo, designa en el lenguaje especializado una conducta de dependencia a una sustancia o a una práctica de la cual el sujeto se convierte en esclavo, con todos los riesgos que esa sujeción acarrea en su vida personal, familiar y social. El término en sí es un préstamo del inglés "to addict", "depender (de una droga)", aunque primero fue una palabra francesa hoy en desuso, que figura todavía en la edición de 1864 del Bescherelle; la adicción, término jurídi­co y del derecho romano, designa allí es­pecialmente el "arresto subsidiario" ejer­cido sobre un sujeto debido a una deuda que no puede pagar. El sustantivo latino addictus, del cual deriva, significa además "deudor", después de haber tenido el significado fuerte de "esclavo por deuda". El uso metafórico que se hace de la palabra al aplicarla a una dependencia patológica restituye -mucho mejor que la noción restrictiva de toxicomanía las principales implicaciones de esa sujeción en términos de privación de libertad, de ligadura excluyente, de asignación del cuerpo al lugar de objeto incautado y de insolvencia de una deuda ya sea afectiva y expresada bajo la forma de una carencia primaria insondable, o material y ligada a la búsqueda incesante de lo que podrá colmar esa carencia. Todos estos aspectos, a los cuales se agrega la vergüenza y la culpa de “no poder prescindir de esto o aquello", se encuentran en distintos grados en las conductas adictivas.

De esta forma podemos empezar a entender que tal vez, y digo tal vez, todos seamos esclavos de aquellas acciones, mecanismos o comportamientos que en un principio nos hicieron sentir bien pero que a base de repetir una y otra vez han acabado conviertiendose en necesarios pues de lo contrario su ausencia nos hacen sentir mal: ¿Donde está el equilibrio? ¿Que es lo normal?  ¿Me puedo permitir llevar a cabo dichas conductas a sabiendas de que en último término no son "higiénicas" social, económica, psicológica o biológicamente? ¿es la vida una huida hacia delante de manera constante? ¿Qué papel juega el miedo en todo esto? Y la deuda ¿A cuanto asciende? ¿Con quien se contrae? ¿Se puede saldar sin intereses? Muchas preguntas y pocas respuestas. Como escuché un día a un eminente Doctor especialista en materia de adicciones "si el ser humano viviese 300 años de media, tal y como esta sociedad hace uso del alcohol todos acabaríamos siendo alcohólicos"

Un saludo!



IVATAD VALENCIA ADICCIONES
VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 15:10