Actualizado el

VALENCIA ADICCIONES ®: SMARTPHONE Y ADICCIONES

23 de enero de 2012

SMARTPHONE Y ADICCIONES

Llevo días leyendo noticias sobre un estudio publicado por la Universidad de Worcester en Inglaterra que resultan muy interesantes, hablan del impacto que tiene el uso continuo de los "samartphones" o teléfonos inteligentes en la población (por cierto, cada vez a edades más tempranas) y de como naturalizamos dichos efectos sin prácticamente darnos cuenta de si estamos o no atravesando esa línea invisible que separa el uso del abuso y/o de la dependencia. Es curioso, quien utiliza estos dispositivos cae con frecuencia en conductas que pretendiendo mejorar el rendimiento académico, laboral, profesional etc y optimizar, porque no, nuestras relaciones sociales pueden acabar "esclavizándonos" e incluso perjudicándonos a múltiples niveles. Cita como ejemplo casos de personas que notan las vibraciones de notificación de "mensaje nuevo" sin que estos existan, necesidad compulsiva de contar en cualquier sitio y en cualquier momento lo que se está haciendo y cosas por el estilo... me parece cuanto menos, interesante. Os dejo unas cuantas lineas de uno de los artículos, no tienen desperdicio:

“Los smartphones se usan cada vez más para ayudar a las personas a afrontar distintos aspectos de sus vidas. La cuestión es que mientras más los usamos, más dependientes nos volvemos, y en realidad aumentamos el estrés en vez de aliviarlo”, aclaró el doctor Richard Balding, especificando que el problema no es la tecnología en sí, sino más bien el uso que se hace de ella."

Este nuevo modo de vivir, hiperconectados, aumenta los niveles de estrés y con esto, las enfermedades relacionadas como gastritis, cardiopatías, insomnio y tensión muscular. Incluso, la falta del teléfono móvil y de conexión a internet les produce una sensación de angustia similar a la abstinencia.



Todo está naturalizado. En nuestro país la conducta es semejante, según la psicóloga María Adela Mondelli para quien “el uso de los smartphones está tan naturalizado que nadie lo discute; es totalmente aceptado que una persona mientras toma un café con una amigo conteste un mensaje. También está naturalizado que las personas intercambien mensajes de amor o amistad profunda con personas que jamás conocieron y de este modo, viven un estado de ilusión permanente”. Se dicen cosas como “me voy a comer” o “buenos días, empezó el miércoles”, porque el hecho de decir algo está por encima de lo que se dice. Todo esto nos lleva a una conclusión. Existe una marcada ansiedad por ‘estar ahí’, por tener a todos cerca todo el tiempo, aunque sea a través de la pantalla de un móvil. Eso, sin duda, conlleva un alto nivel de estrés”.

Hasta ahora ese estado emocional era frecuentemente relacionado con el desarrollo de un trastorno de ansiedad generalizado, pero nuevos estudios comprobaron que el estrés aumenta con el uso de este tipo de tecnología, generando daños en el cerebro ...

VALENCIA ADICCIONES ®, Actualizado en: 22:21